Corazón que sí siente

19 Dic

Hola a todos!

Hoy haré una excepción y no os hablaré de nada relacionado con las bodas, ni con la decoración, ni con los eventos… hoy os hablaré de algo que considero muy importante e imprescindible en la vida de cada uno… de la solidaridad.

El otro día iba en el autobús mirando por la ventana (es algo que me encanta hacer) y en un semáforo detuve mi mirada en un hombre, joven, de unos 30-35 años, no iba solo, le acompañaba su perro, un golden retriever negro, precioso.

Quizá algunos os preguntaréis por qué hablo de este chico, y qué tiene que ver con el valor que quiero resalatar hoy. Sólo hay una razón: este chico es ciego y su precioso perro, sus nuevos ojos.

Quill_Guide_dog

Tan solo le miré unos segundos, pues el autobús se volvió a poner en marcha, pero fueron suficientes como para que me transmitiese mucho más de lo que otra gente me ha transmitido en años.

El perro iba a su lado izquierdo, cruzaban en un semáforo. El perro se detuvo para esperar a cruzar de nuevo, de inmediato se paró el joven también.

Puede que muchos no se den cuenta de lo que llega a suponer la presencia de un perro en la vida de una persona, pero más aún en la vida de un invidente. El perro es su guía, alguien a quien depositan su total confianza y que saben que nunca les fallará.

Aprovecho este post para proponer a quien quiera o quien pueda que participen en la eduación de los perros guía, es mucho más facil de lo que pensáis (una de las razones por las que os digo de ser solidario) Os dejo el link donde podéis encontrar información sobre ello. Sólo pido que por favor, quien se comprometa a algo tan importante como es educar a los “ojos” de un invidente, lo haga desde el cariño y entusiasmo, olvidando el egoismo.

1

Os dejo el decálogo del comportamiento ciudadano con un perro guía… Creo que lo dice todo.

  1. No me des de comer ni me llames cuando estoy trabajando. Los silbidos me distraen.
  2. Si quieres saludarme pregunta primero a la persona.
  3. No dejes tu perro suelto cerca de mi. Intenta controlarle.
  4. Para dar una indicación a mi dueño, no tires de la correa ni me agarres del arnés.
  5. Recuerda que soy los ojos de una persona. No impidas mi paso a los establecimientos ni transportes. La ley me ampara.
  6. No me tengas miedo. Ni soy agresivo ni transmito enfermedades.
  7. Si cuando vas conduciendo ves que intento cruzar, ten precaución y para a una distancia suficiente para no asustarme.
  8. Facilítame una ubicación cómoda en los transportes públicos.
  9. Somos perros limpios. El pipí y las cacas siempre lejos de las aceras en los lugares adecuados.
  10. Si estoy trabajando, vendiendo el cupón… ¡Cómprame uno… o dos!

Lo fundamental: que seamos solidarios con ellos: con los perros y con sus dueños. Que no les dificultemos las cosas y que ayudemos a que esos ojos no se cansen más de lo que deben. Que cuando nos encontremos a un chico como del que os he hablado (o cualquier otra persona en la misma situación) no les pongamos barreras (aunque créalo creáis muchos las ponen)

Ya sabéis, a sed solidarios!

perro

¡un beso a todos!

Anuncios

3 comentarios to “Corazón que sí siente”

  1. mar diciembre 19, 2012 a 3:05 pm #

    Es cierto lo que comentais, la labor del perro guia es impresionante y creo que como estamos acostumbrados a verlos con su dueno invidente, muchas veces no le damos la importancia que realmente tiene a la labor que realizan. gracias y un abrazo a todos

  2. F. Javier diciembre 19, 2012 a 8:50 am #

    Si sólo fueran ojos… pero son ojos con un corazón. Hay un mundo de sentimientos, de esfuerzo y de renuncia detrás de cada perro lazarillo. Nunca olvidemos que un animal no es una máquina, ni un juguete, ni un robot. Nuestros hermanos menores en la naturaleza no pueden hacer pensamientos racionales discursivos como nosotros (si hemos de creer lo que se dice); pero su intuición y su cariño infalibles son mayores que los nuestros y colman con creces sus carencias. Por eso, en uno de esos pasajes de la Biblia que raramente se citan porque no a todos satisfacen, Dios se dirige a un profeta y le recrimina que no intente salvar a una población en la que, además de hombres, viven también “muchos animales”. Y en otro pasaje, cuando habla de la necesidad de descansar un día semanal, el sábado, dice “que no trabaje tampoco ni tu mula, ni tu buey”. Todos estamos en la misma barca y no solo debemos respetar, admirar y cuidar a nuestros hermanos menores; sino que debemos intentar dejarles desempeñar bien su trabajo admirable como lazarillos y procurar facilitar su sagrada tarea.

Trackbacks/Pingbacks

  1. 2013 « TUS TRES DESEOS - diciembre 31, 2012

    […] un día os hablamos de la solidaridad… Tan necesaria en esta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: